Our website use cookies to improve and personalize your experience and to display advertisements(if any). Our website may also include cookies from third parties like Google Adsense, Google Analytics, Youtube. By using the website, you consent to the use of cookies. We’ve updated our Privacy Policy. Please click on the button to check our Privacy Policy.

Perú 2018: Juntos Podemos

Por Jean Paul Maufinet – Lima Desk

¡Qué año para más accidentado este 2018! En siete meses hemos sido testigos de cómo han caído el Presidente de la República y el Presidente del Poder Judicial, ambos por escándalos de corrupción que han remecido al país. Cuando pensábamos que la crisis institucional no podía empeorar luego del escándalo de Odebrecht y la destitución de PPK, aparecen los audios del CNM, una muestra más de la corrupción sistematizada en nuestro Gobierno.

Y es que estamos en un punto crítico de nuestra historia como Nación, con dos poderes de estado que han sido derribados y un tercero inestable y tambaleante. Uno se podría preguntar cómo llegamos a este punto, o quiénes son los culpables, pero creo que la pregunta más importante es qué debemos hacer los ciudadanos para salir de este hoyo.

Desde que tengo memoria, la desconfianza en el Poder Judicial ha sido una constante. Por algo es la institución más asociada con corrupción de todo el país. Los audios del CNM sorprenden por su crudeza pero sacan a la luz una verdad ya conocida por todos: el Poder Judicial es altamente corrupto. El escándalo de Odebrecht hizo lo propio con el Poder Ejecutivo. Todo cambio empieza por aceptar que se tiene un problema: tenemos una grave corrupción sistematizada en todos los Poderes del Estado. ¿Qué hacer para eliminarla?

A mi parecer el primer paso es entender su origen. La corrupción en el Estado no empezó en este gobierno ni en el anterior; sin embargo, cada nuevo gobierno trae consigo nuevos funcionarios públicos, y en el sistema democrático en el que vivimos somos nosotros quienes escogemos a los gobernantes, los que a su vez nombran a otros funcionarios. Es nuestro deber con el país votar informados, conscientes de que estamos definiendo el futuro del Perú con cada voto. De la misma manera que el ludópata evita los casinos, el peruano, enfermo por la corrupción, debe evitar votar por candidatos que tengan indicios de esta, para ir erradicando la enfermedad del Estado.

Hoy en día vivimos en un mundo interconectado, en el que la información fluye a través de los medios y no se puede contener ni esconder una vez que se vuelve pública. Propongo un ejercicio sencillo para combatir la corrupción: antes de votar por un candidato hagamos una simple búsqueda en internet para corroborar si tiene algún indicio de corrupción. A manera de ejemplo, hice el ejercicio con los candidatos de la próxima elección para la alcaldía de Lima: de los veintiún posibles candidatos obtuve indicios de corrupción en diez con una sencilla búsqueda en Google. Eso quiere decir que casi la mitad de los candidatos está o ha estado vinculado con corrupción, y debe ser razón suficiente para no votar por dichas personas. Un informe de la Procuraduría Anticorrupción del año 2014 reveló que el 92% de los alcaldes a nivel nacional estaban siendo investigados por presuntos actos de corrupción, todos esos alcaldes fueron electos por nuestro voto.

La corrupción es percibida como el principal problema del Perú, según una encuesta de El Comercio-Ipsos de abril de este año. Nos hace daño a todos, no distingue clases socioeconómicas ni culturales, y cada día que pasa perjudica a los 32 millones de peruanos. Usemos toda la conmoción que han causado estos escándalos para unirnos contra ella, para sacarla poco a poco del Estado. Tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo, de marcar un antes y un después en la historia política del país. Juntos podemos.

Perú 2018: Juntos Podemos

Related Posts